jueves, 20 de diciembre de 2012

21 de diciembre del 2012



Estamos a menos de 24 horas del 21 de Diciembre del 2012, último día del calendario Maya y considerado por muchos como la llegada del fin del mundo. La verdad, es que mucho se ha profetizado con este día y uno puede encontrar diversas hipótesis de lo que sucederá cuando llegue. Cierto es, que la especie humana siempre se ha caracterizado por buscar la tendencia más escatológica de las cosas, y evidentemente, con la ayuda del cine, se ha encargado de retroalimentar ese deseo en películas como 2012 o Deep Impact mostrando un claro ejemplo de lo que acaecerá ese fatídico día.


Pero muchos os preguntareis ¿qué hay de cierto en todo esto?, o ¿por qué se profetizan tales catástrofes?. Desde mi punto de vista, y no siendo un experto en el tema, por lo poco que he leído y escuchado a diferentes expertos que han estudiado los glifos encontrados en las diferentes construcciones mayas, el día 21 del 2012 no recibiremos ni el impacto de un asteroide errante ni el del planeta Nibiru, ya que de ser así, haría más de un año que la gran cantidad de astrónomos profesionales y amateurs hubieran dado la voz de alarma. Tampoco se ha detectado ningún agujero negro acercándose, ni ninguna actividad solar excesiva. Así que todas estas teorías por parte de los defensores del fin del mundo quedan descartadas por los científicos.

Entonces, ¿de qué hablan las escrituras mayas?, ¿a qué se refieren?, ¿qué profetizan?.

Dejando aparte las teorías catastrofistas comentadas anteriormente, la escritura maya descifrada lo único que indica es el final de un ciclo o etapa. En el calendario maya coexisten 3 cuentas del tiempo: el calendario sagrado de 260 días (tzolkin o bucxok),  el civil de 365 días (haab) y la cuenta larga.

Resumiendo mucho, los mayas crearon un calendario circular de un total de 52 años combinando el calendario sagrado y el civil. Para poder recordar eventos más antiguos que los 52 años del calendario circular, crean la cuenta larga un calendario que duraba 5126 años empleado para registrar sucesos importantes. Partiendo que ellos datan el origen del calendario de la cuenta larga el 11 de agosto de 3114 a.C. y contando los 5126 años que tiene, el final de este coincide en nuestro calendario con la fecha del 21 de diciembre del 2012.

El final de este calendario comporta el fin de un ciclo completo, y a pesar de la publicidad generada por esta fecha, la comunidad arqueológica no tiene registros o conocimientos de que los Mayas creyesen que el mundo se terminaría en el 2012, sino todo lo contrario, sería  motivo de una gran celebración. Curiosamente, en algunos glifos (escritura maya) se habla de la llegada de un dios o ser por encima del hombre anunciando un mensaje revelador, pero como bien sabeis, las interpretaciones que pueda hacer cada uno de esto, corren a cargo vuestro.


Aun así, personalmente no creo que mañana vaya a llegar el fin del mundo, más bien todo lo contrario, nos encontraremos donde cada viernes nos encontramos - excepciones puntuales aparte - haciendo lo que cada viernes hacemos, sin pensar apenas que algo vaya a cambiar o suceder a las 11:12 horas...

... sin embargo, en mi esperanza albergo - culpa de deseo irracional o no - que a partir de esa fecha, los habitantes de la Tierra experimentaremos una transformación física y/o espiritual positiva que marcará el comienzo de una nueva era. Vedlo y entendedlo como vosotros queráis, pero lo cierto es, que una civilización tan antigua con los conocimientos tan evolucionados que tenia, no deberia ir tan equivocada al considerar la fecha de mañana como el inicio de un nuevo ciclo...


Mañana lo veremos....